Operación de vesícula

Operación de vesícula

En este caso existen dos tipos de operaciones, la cirugía de vesícula biliar abierta (colecistectomía abierta) y la extirpación laparoscópica biliar (colecistectomía laparoscópica), en este tema  trataremos las dos con detalle, puesto que la realización de una puede o no depender de la otra.

Cirugía de vesícula biliar abierta

En esta operación, el cirujano extirpa la vesícula biliar a través de una única y gran incisión en el abdomen, el paciente necesitará anestesia general y la cirugía tiene una duración de entre 1 a 2 horas aproximadamente. 

Operación de vesícula

El cirujano realiza la incisión ya sea por debajo a la derecha y al finalizar la caja torácica o en el centro de la parte superior del abdomen (entre el ombligo y el extremo del esternón).

Los médicos deciden realizar una cirugía de vesícula biliar abierta después de comprobar que en el paciente no es conveniente o simplemente no se puede extirpar la vesícula a través de la colecistectomía laparoscópica. 

Pocas personas tienen condiciones que requieren realizar una operación de vesícula biliar abierta,  para saber este tipo de información, el paciente debe consultarlo con su médico. 

Después de la cirugía para extraer la vesícula biliar, la bilis fluye desde el hígado (donde se produce) a través del conducto biliar común y el intestino delgado. Debido a que la vesícula biliar es extraída, ya no existirá bilis almacenada entre las comidas. En la mayoría de las personas, esto tiene poco o ningún efecto sobre la digestión.

Después de la cirugía

Generalmente, después de la operación de vesícula el paciente debe estar hospitalizado entre 2 y 4 días o más, la mayoría de las personas pueden regresar a sus actividades diarias normales después de 4 o 6 semanas.

La cirugía abierta implica más dolor después de realizada y es por esto que requiere un período de recuperación más largo que el de la cirugía laparoscópica.

Esta cirugía deja una cicatriz bastante grande [De 4 pulgadas (10,2 cm) a 8 pulgadas (20,3 cm) de largo].

No se requiere de dietas especiales u otras precauciones adicionales después de la cirugía.

¿Por qué se hace?

Son varias las condiciones que deben presentarse para decidir el realizar una operación de vesícula, y precisamente, las que hacen que el paciente requiera una cirugía de vesícula biliar abierta en lugar de una laparoscópica incluyen:

+ Inflamación severa de las vías biliares o la vesícula biliar.

+ Inflamación del revestimiento abdominal (peritonitis).

+ Alta presión de la sangre en los vasos del hígado (hipertensión portal), esto es causado por la cirrosis del hígado.

+ Cuando se está en el tercer trimestre del embarazo.

+ Un trastorno de sangrado mayor o el uso de medicamentos para prevenir la coagulación de la sangre (anticoagulantes).

+ Tejido cicatricial a causa de muchas cirugías abdominales previas.

+ Anatomía anormal en el abdomen.

¿Qué tan bien funciona?

La cirugía reduce el riesgo de que los cálculos biliares vuelvan, sin embargo, cálculos pueden formarse en algunas ocasiones en los conductos biliares años después de la colecistectomía, aunque esto es muy poco común.

Riesgos

Las posibles complicaciones de la cirugía de vesícula biliar abierta son las siguientes:

+ Lesión del conducto biliar común.

+ Sangrado excesivo.

+ Infección de la herida quirúrgica.

+ Lesiones en el hígado, intestinos o los vasos sanguíneos abdominales.

+ Coágulos sanguíneos o neumonía relacionada con el período de recuperación más largo después de la cirugía abierta.

+ Riesgos a causa de la anestesia general .

Después de la cirugía de vesícula biliar, el paciente puede presentar algunos síntomas abdominales, tales como dolor, hinchazón, gases o diarrea (síndrome poscolecistectomía).

Para pensar

La cirugía de vesícula biliar abierta se ha realizado con seguridad durante muchos años.

En la mayoría de los casos, la cirugía laparoscópica ha sustituido a la cirugía abierta para extraer la vesícula biliar. La recuperación es mucho más rápida y menos dolorosa que después de una cirugía abierta.

Cirugía laparoscópica de la vesícula biliar

La cirugía laparoscópica de la vesícula se utiliza para eliminar la vesícula biliar los cálculos biliares, la misma requiere de 3 o 4 pequeñas incisiones en el abdomen, en este caso se infla el abdomen con aire o dióxido de carbono para que el cirujano pueda ver con claridad.

laparoscopio

El cirujano inserta un tubo con con luz conectado a una cámara de video (laparoscopio) en una de las incisiones cerca del ombligo, luego utiliza un monitor de video como guía mientras inserta los instrumentos quirúrgicos en las demás incisiones para proceder a extirpar la vesícula biliar.

Antes de realizar la extirpación de la vesícula biliar, se realiza un procedimiento especial de rayos X  llamado colangiografía intraoperatoria, que muestra la anatomía de los conductos biliares.

El paciente necesitará anestesia general para esta cirugía, que suele durar 2 horas o menos.

Después de la cirugía para extraer la vesícula biliar, la bilis fluye desde el hígado (donde se produce) a través del conducto biliar común y el intestino delgado. Debido a que la vesícula biliar es extraída, ya no existirá bilis almacenada entre las comidas. En la mayoría de las personas, esto tiene poco o ningún efecto sobre la digestión.

Si el paciente no cumple con los requisitos para la cirugía laparoscópica, el cirujano necesitará  cambiar a un método quirúrgico abierto, el cual explicamos con anterioridad y que requiere una incisión más grande.

Después de la cirugía

Este tipo de cirugía de vesícula biliar se puede realizar de forma ambulatoria o puede que requiera de 1 a 2 días en el hospital.

La mayoría de las personas pueden regresar a sus actividades diarias en un plazo de 7 a 10 días, ya que cuando un paciente se somete a una cirugía laparoscópica de la vesícula, siente dolor durante aproximadamente una semana, pero en el transcurso de 2 a 3 semanas sentirán menos incomodidad que las personas que se someten a la cirugía abierta.

No se requiere de dietas especiales u otras precauciones adicionales después de la cirugía.

¿Por qué se hace?

La cirugía laparoscópica de la vesícula es el mejor método de tratamiento de los cálculos biliares que causan los síntomas ya mencionados, a menos que exista una razón para que la cirugía no se deba hacer en un determinado paciente.

Cuando no existen factores que puedan complicar la cirugía se realiza el método de extirpación a través del laparoscopio.

¿Qué tan bien funciona?

La cirugía laparoscópica es segura y eficaz, ya que elimina los cálculos biliares localizados en la vesícula biliar, sin embargo, no elimina las piedras en el conducto biliar común. Algunos cálculos biliares se podrían forman en el conducto biliar común años después de que se extirpa la vesícula biliar, aunque esto es raro y poco frecuente.

Riesgos

El riesgo total de la cirugía laparoscópica de la vesícula es muy bajo. Las posibles complicaciones más graves son:

+ Infección en alguna de las incisiones.

+ Hemorragia interna.

+ Una lesión del conducto biliar común.

+ Lesión en el intestino delgado a causa de uno de los instrumentos utilizados durante la cirugía.

+ Riesgos a causa de la anestesia general.

Otras complicaciones poco frecuentes pueden incluir:

+ Lesión en el conducto cístico, que transporta la bilis desde la vesícula hacia el conducto biliar común.

+ Los cálculos biliares que permanecen en la cavidad abdominal.

+ Fugas de bilis en la cavidad abdominal.

+ Lesiones abdominales, en algunos casos se presentan en el vaso sanguíneo principal que lleva la  sangre desde el corazón hasta el hígado (arteria hepática), esto es raro y poco frecuente.

+ Cálculos biliares pueden introducirse en el conducto biliar común.

+ Un corte en el hígado.

Después de la cirugía de vesícula biliar, el paciente puede presentar algunos síntomas abdominales, tales como dolor, hinchazón, gases o diarrea (síndrome poscolecistectomía).

Para pensar

La recuperación es mucho más rápida y se siente menos dolor después de una cirugía laparoscópica que después de una cirugía abierta.

+ La estancia en el hospital después de la cirugía laparoscópica es más corta que después de la cirugía abierta, un paciente en general se va a casa el mismo día o al día siguiente, en comparación con los 2 a 4 días o más que requiere la cirugía abierta.

+ La recuperación es más rápida después de una cirugía laparoscópica.

+ El paciente pasará menos tiempo fuera del trabajo y otras actividades después de la cirugía laparoscópica (de 7 a 10 días en comparación con las 4 a 6 semanas que requiere la cirugía abierta).



Sin comentarios

Dejar un comentario