Operación de hernia discal

Operación de hernia discal

Por -
0

La mayoría de las personas que tienen una hernia discal no necesitan cirugía debido a que sus síntomas tienden a mejorar con el tiempo. Alrededor del 50% de las personas con una hernia discal en la espalda baja se recuperan en 1 mes. Y en el transcurso de 6 meses el 96% se recupera completamente. Sólo el 10% de las personas con problemas de hernia discal que causan síntomas notorios finalmente se someten a una cirugía.

hernia discal

Cuando se requiere de una cirugía para tratar la hernia discal, esta se realiza para disminuir el dolor y permitir un movimiento y funcionamiento más normal. Se considerará su realización si concurren las siguientes condiciones:

  • + Dolores persistentes en las piernas (o la pierna) que no han mejorado con un tratamiento no quirúrgico mínimo de 4 semanas, así como debilidad y limitación de las actividades cotidianas.
  • + Los resultados de un examen físico arrojan que tiene actualmente debilidad, pérdida de movimiento o sensibilidad anormal.
  • + Pruebas de diagnóstico, como resonancia magnética (MRI), tomografía computarizada (CT) o mielografía, indican que tiene una hernia discal que debe ser tratada quirúrgicamente

La cirugía es apropiada sólo para las personas que tienen síntomas y condiciones específicas. La decisión de realizar una operación de hernia discal debe basarse en los resultados de las pruebas de diagnóstico y los exámenes físicos, la respuesta al tratamiento no quirúrgico y aquellas discusiones entre usted y su médico acerca de sus opciones y los resultados que espera. Otros factores incluyen la edad, el estado general de salud, la gravedad de los síntomas y el impacto que estos tienen en su vida (como la incapacidad de trabajar). Por ejemplo, usted y su médico pueden considerar la cirugía si su trabajo requiere de una rápida recuperación y no se dispone de un buen tiempo para esperar a que la hernia discal se cure. Para un adulto mayor se puede ofrecer la cirugía en el caso de que existan menos probabilidades de mejorar con tratamientos no quirúrgicos o debido a otras enfermedades de la columna que puedan estar relacionadas con la hernia.

La operación de hernia discal no se considera un tratamiento efectivo para reducir los dolores de espalda que no son causados por una hernia de disco, y  tampoco se realiza si el dolor de espalda es el único síntoma que lo causa.

Opciones de para una operación de hernia discal:

Discectomía (también llamada discectomía abierta) es la extirpación quirúrgica de la hernia discal que presiona sobre una raíz nerviosa o de la médula espinal. También se utiliza para tratar los abultamientos de discos o su ruptura. La Discectomía puede ser el tipo de cirugía más eficaz para las personas que han pasado por un tratamiento no quirúrgico sin éxito y que tienen dolores severos o incapacitantes.

La discectomía percutánea se utiliza para tratar el abultamiento de los discos y los discos que no se han roto en el canal espinal. En este procedimiento se inserta un instrumento especial a través de una pequeña incisión en la espalda. El tejido de la hernia discal posteriormente se retira, reduciendo de ese modo el tamaño de la hernia. La discectomía percutánea se considera menos eficaz que la discectomía abierta, y su uso está disminuyendo con el tiempo. A menos que los estudios demuestren que esta técnica es segura y eficaz, la discectomía percutánea debe considerarse como experimental.

La Laminotomía y laminectomía son cirugías que se practican para aliviar la presión sobre las raíces nerviosas espinales en la médula espinal y/o debido a cambios relacionados con la edad en la columna vertebral. en la Laminotomía se elimina una delgada parte de las vértebras que forma un arco protector sobre la médula espinal (lámina), mientras que en la Laminectomía se elimina la totalidad de la lámina en las vértebras seleccionadas y también puede eliminar el tejido engrosado que podría estar reduciendo la cámara del canal espinal, una abertura en la vértebras a través del cual funciona la médula espinal. Cualquiera de estos procedimientos se pueden realizar al mismo tiempo que una discectomía o por separado.

Para pensar

Toda cirugía implica algún riesgo. Si está considerando hacerse esta operación, tenga en cuenta los siguientes factores:

  • + Las personas con síntomas de moderados a graves pueden sentir alivio después de la operación de hernia discal. La cirugía generalmente no se hace a menos que los síntomas sean lo suficientemente graves como para interferir con las actividades normales o el trabajo, y puedan requerir analgésicos fuertes. Las personas que se someten a una operación de hernia discal pueden sentir una mejoría de forma muy rápida, pero a largo plazo, las tratadas con cirugía y las tratadas sin cirugía suelen tener habilidades similares para trabajar y estar activos.
  • + Las personas con síntomas más leves tienden a estar bien sin necesidad de cirugía.
  • + Algunas personas requieren una operación de hernia discal después de la primera cirugía.
  • + Un número de tecnologías en las que se requiere de pequeñas incisiones o inyecciones para destruir el disco son utilizadas por algunos cirujanos. Podemos citar como ejemplos la discectomía endoscópica y la descompresión del disco electrotérmico. Estas técnicas son experimentales, si su médico le recomienda una de ellas para tratar su hernia discal, asegúrese de estar al tanto de la mayor información posible sobre este tipo de procedimientos. Considere la posibilidad de una segunda opinión para evaluar más a fondo si estos procedimientos son los más adecuados para usted.


Sin comentarios

Dejar un comentario